Si no tienes niños pequeños al menos compártelo— Baja la fiebre de un niño sin medicamentos en menos de 5 minutos!

mayormente siempre detectamos la fiebre de los niños al tocar su frente o partes de su cuerpo, pero para saber exactamente la temperatura de estos es necesario el uso de un termómetro de mercurio, el cual es colocado en la axila o en el recto. Cabe mencionar que también existen termómetros digitales actualmente, los cuales también se colocan en la axila del pequeño o en su frente. Cuando la temperatura supera los 37,5 °C en la axila o los 38 °C en el recto, es cuando podemos decir que tiene fiebre aunque hasta los 39 °C puede considerarse moderada, sin embargo, si sobrepasa esa temperatura ya es de alarmarse pues puede considerarse alta y el pequeño podría sufrir convulsiones.

La fiebre de menos de 38 ºC en niños y bebés:

Especialistas aseguran que no es recomendable tratar de bajar la fiebre cuando la temperatura no sobrepasa los 38 °C, pues se considera una defensa para combatir la infección que el niño presente. Además, tampoco se recomienda usar medicamentos antitérmicos que sólo irritarán su estómago si este se mira bien, pero de lo contrario, se recomienda paracetamol y que beba muchos líquidos, tales como agua natural o de sabor, té, caldos, etcétera y que no se arrope.

La fiebre por encima de 38 ºC en niños y bebés:

Como lo mencionamos, hasta los 39 ºC la temperatura puede considerarse moderada. Dependiendo de la edad del pequeño y como ya se mencionó, se le debe administrar paracetamol o ibuprofeno, además de no dejar de lado los líquidos y bañar al pequeño con agua tibia, un baño aproximado de 30 minutos, suficiente para bajar la fiebre a una temperatura aceptable.

¿Cuándo es necesario bajar la fiebre de los niños?

Cuando la fiebre supere los 40 °C en los niños y en los lactantes los 39 o 39,5 ºC, no dudes ni por un segundo en hacer todo lo posible por bajársela, pero cuando esta ya supera los 41 ºC o los 40 ºC en menores de 3 meses, lo mejor es acudir con un médico urgentemente para regulársela. Cuando además de la fiebre presente síntomas como dolor en las articulaciones, de cabeza o fuertes molestias, lo más recomendable es la ingesta de medicamento (recetado por un médico).

En caso de no querer administrar medicamento, lo más efectivo es el uso de compresas de agua a una temperatura tibia en la frente o bañar al pequeño igual en agua tibia y no arroparlo.

Las recomendaciones pueden ser muchas pero lo mejor es acudir al pediatra de tu pequeño, sobre todo si la fiebre es muy alta y si a pesar de los remedios utilizados parece no bajarle o notas que respira con dificultad, se mira muy decaído, adormilado, irritado, presenta manchas en la piel o en el peor de los casos, convulsiona.

Loading...

Leave a Reply

Close